Ofrecerle una Disculpa a tu Novio

Ofrecerle una Disculpa a tu NovioUna disculpa sincera es simplemente eso, una disculpa. Cuando le ofrezcas una disculpa a tu novio, hazlo con amor, con amabilidad y dile que no era tu intención lastimarlo. El perdón lleva tiempo, así que una vez que le hayas ofrecido una disculpa, olvídate de eso; el siguiente paso depende de él.

Existen muchas maneras de ofrecerle una disculpa a tu novio, podrías llevarlo a algún lugar donde él quisiera ir, rentar su película favorita y servirle cerveza y botanas, conseguirle boletos para el juego que tanto ha dicho que quiere ir, escribirle un poema, escribirle una carta de amor, ¿captas la idea, verdad?

La manera incorrecta de ofrecerle una disculpa a tu novio es; a) no decir que lo sientes, b) echarle la culpa a él, y c) insultarlo. Lo único que conseguirás es que – ¡ya no tengas novio! Cuando ofrezcas una disculpa, recuerda que es un ofrecimiento, ellos no tienen que aceptarla, pero si lo hacen, será de la manera y en el momento en que ellos lo decidan. Es muy importante obtener los mejores resultados y familiarizarse con la manera de ofrecer una disculpa.

Permíteme platicarte la historia de una mujer que entrevisté: “Una vez yo hice un comentario despectivo y no me di cuenta de que lastimé a mi novio hasta el día siguiente. ¡Él estaba de mal humor y me respondía bruscamente cuando yo le hablaba y se portaba muy pesado! Cuando le pregunté qué era lo que pasaba, me dijo que el comentario que hice había herido sus sentimientos y puso en duda lo nuestro. Ahí fue cuando me di cuenta de mi error y que necesitaba disculparme.

Cuando le ofrezcas una disculpa a tu novio, puedes hacer lo que yo hice; le ofrecí una disculpa de inmediato, le dije que no me había dado cuenta de que lo había lastimado, que lo amaba y que no lo haría de nuevo. Me miró por un minuto y luego me agradeció la disculpa, me dijo que me llamaría y se marchó. Dos días después me llamó, dijo que había pensado sobre lo que le había dicho, sobre su reacción ante ello, me agradeció la disculpa, ¡y me dijo que también me amaba!

Vaya, el poder que tienes cuando le ofreces una disculpa a tu novio o cuando escribes poemas para disculparte con él te hace sentir como si fuera tu primer día de clases con tu uniforme nuevo. Posteriormente pensé en ello y me di cuenta de que había cometido un gran error y ya no he vuelto a hacer comentarios sobre otras personas. Si tienes que ofrecerle una disculpa a tu novio, sé sincera, dile cómo te sientes, que no lo harás de nuevo y no tendrás que ofrecerle una disculpa a tu novio nuevamente.”